martes, 2 de noviembre de 2010

ALTAR DE MUERTOS


El altar de muertos es uno de los elementos más significativos de la celebración del 2 de noviembre. Esta tradición también tiene su origen en las culturas mesoamericanas. Los entierros prehispánicos eran acompañados de ofrendas que contenían dos tipos de objetos: los que, en vida, habían sido utilizados por el muerto, y los que podría necesitar en su tránsito al inframundo. De esta forma, era muy variada la elaboración de objetos funerarios: instrumentos musicales de barro, como ocarinas, flautas, timbales y sonajas en forma de calaveras; esculturas que representaban a los dioses mortuorios, cráneos de diversos materiales (piedra, jade, cristal), braseros, incensarios y urnas.
El montaje de un altar varía según la ubicación geográfica. No obstante, hay ciertos elementos que siempre deben encontrarse presentes. A continuación, los mencionaré y trataré de explicar brevemente el significado de cada uno de ellos:
1. Niveles: Todo altar tiene niveles. Pueden ser dos, tres o siete. El altar de dos niveles busca lograr la representación del cielo y la tierra; el de tres representa el Cielo, la Tierra y el Inframundo; finalmente, el altar que consta de 7 niveles o escalones representa los 7 niveles que tiene que pasar el alma de un muerto para poder descansar en paz.
2. Arco: Se ubica en la cúspide del altar simbolizando la entrada al mundo de los muertos. Adornados también con limonarias y flores de cempasuchil.
3. Cirio: Se utilizan cuatro  formando una cruz orientada a los cuatro puntos cardinales.
4. Velas: Sus llamas representan la ascensión del espíritu, también significan luz, guía del camino. Siempre se colocan en número par.
5. Papel en forma de cadenas: El color debe ser morado (color de luto de la Iglesia Católica) y amarillo (representa el luto prehispánico) que significan la unión entre la vida y la muerte.
6. Incienso de copal: Sirve para limpiar el lugar de malos espíritus y así pueda entrar el ánima a su casa sin ningún peligro. Al lado del altar se pone una olla de barro sobre un anafre con hierbas aromáticas: albahaca, laurel, romero, manzanilla y otras más.
7. Papel picado: De colores amarillo y verde, su significado es dar colorido y alegría de vivir. Se cree también que a través del papel picado pasan los espíritus de los difuntos. Por esta razón se colocan también en las puertas y colgados de la pared.
8. Flores: Dan la bienvenida al alma, adornando y aromatizando el lugar durante el tiempo en que viene de visita. La flor de muerto es el Cempasúchil. Zempoal – Xóchitl significa veinte flores o flores de una sola cuenta y simbolizan la dualidad entre la vida y la muerte.
9. Una cruz de ceniza: Se coloca por si el ánima se encuentra en el purgatorio, ayudándolo a salir de ahí para continuar su viaje.
10. Aguamanil, jabón y toalla: Se colocan por si el ánima necesita lavarse las manos después del largo viaje.
11. Calaveras de azúcar: Sin son de tamaño mediano se colocal en el nivel superior, su presencia es una costumbre indigena que hace alusión a la muerte. Las calaveras pequeñas se colocan en nivel bajo, son dedicadas a la Santísima Trinidad, y una grande en el mismo nivel, al Padre Eterno. Algunas personas les ponen el nombre de la persona viva o muerta a quien se van a ofrecer el altar.
12. Agua: Significa vida y energía para el camino. Colócala en recipientes de vidrio transparente.
13. Comida: Son para agradar al difunto, aquellos que más le gustaban.
14. Fotografía de la persona a quien se dedica el tributo.
15. Sal: Evita que el cuerpo se corrompa.
16. Objetos personales del difunto: Ropa, zapatos, accesorios, en caso de ser niño juguetes, dulces y alfeñiques.
17. Licor: Para recordarle al difunto los buenos momentos de su vida.
Algunas personas construyen un camino con flores de cempasúchil para facilitarle al difunto la llegada a su altar.

No hay comentarios: